Vicente Asencio, un músico en busca de la perfección

asencioVicente Asencio Ruano (1908-1979) nació hoy hace 105 años en Valencia aunque pasa los primeros años de su vida en Castellón, donde su padre es director de música del Regimiento de esa ciudad. Allí comenzó sus estudios de armonía y piano con su padre y violín con Emilio Bou, mostrando desde muy niño una excelente inteligencia e intuición para la música.

Tras su formación básica se traslada a Barcelona donde obtiene el título de Magisterio en 1927 y recibe clases de armonía de Enric Morera (1865-1942), discípulo de Albéniz (1860-1909) y Pedrell (1841-1922), así como de Frank Marshall, alumno de Granados, en la especialidad de piano. Posteriormente recibirá consejos de Joaquín Turina (1883-1949) y Ernesto Halffter.

Un compositor intimista

En 1929 regresa a Castellón impulsando la vida artística de la ciudad, junto con el violinista Aberlardo Mus y otros músicos destacados, y contribuyendo a la creación del Conservatorio de Música, de donde será profesor de Historia de la Música, Armonía y Composición, y director de la orquesta y el coro.

En las clases de Historia del conservatorio conoce a la que sería su esposa, la también compositora Matilde Salvador (1918-2007), y con la que contraería matrimonio en 1943. En ese mismo año se traslada a Valencia, donde ya había mantenido comunicación desde Castellón con otros músicos y era cofundador e integrante del ‘’Grupo de los Jóvenes’’, fundado en 1934.

Gran admirador de Manuel de Falla, Vicente Asencio compuso cuando murió el maestro gaditano en 1946 su ‘’Elegía a Manuel de Falla’’, para piano, de la que posteriormente haría varias versiones, una de ellas para guitarra, que fue incorporada a su ‘’Suite Homenajes’’, junto con la ‘’Sonatina’’, homenaje a Scarlatti y el ‘’Tango de la casada infiel’’, homenaje a García Lorca. Esta suite tenía otra parte, que era la primera en el orden, dedicada al Padre Antonio Soler (1729-1783), llamada ‘’Rondel’’, que desgraciadamente se ha perdido.

Como director de orquesta fue notable, estrenando sus propios ballets y obras orquestales. También destacó por sus actuaciones camerísticas, acompañando a la violinista Josefina Salvador (hermana de Matilde) y al cellista Rafael Sorní.

Veamos lo que el propio maestro decía, en 1962,  de su estética compositiva: ‘’Soy un músico actual, aunque no todas las corrientes actuales me interesan. Soy tonalista. El atonalismo, ya viejo en Europa, es interesante como intento innovador, pero no creo que a nosotros los mediterráneos nos vaya bien su estética, porque el dodecafonismo es un movimiento especialmente cerebrista, y nosotros somos sustancialmente intuitivos.

Soy un compositor intimista, no me gusta desbordarme, prefiero la introspección y la intimidad’’

La decisiva influencia sobre Narciso Yepes

Un aspecto importante en la vida de Vicente Asencio es la vital influencia que ejerció sobre Narciso Yepes (1927-1997). Narciso entró en el conservatorio de Valencia a la edad de 13 años y conoció al maestro que determinaría su porvenir, el pianista Vicente Asencio. Don Vicente, intuyendo sus dotes, se mostraba muy exigente con su alumno y le obligaba a tocar escalas en la guitarra a la misma velocidad que él las tocaba en el piano. ‘’Esto es imposible, maestro’’, decía Yepes. ‘’¿Imposible? –replicaba Asencio – pues entonces cambia de instrumento si no puedes hacerlo con éste’’. Yepes, viendo herido su amor propio, se encierra para trabajar sin descanso y revoluciona la técnica de la guitarra, utilizando todos los dedos de su mano derecha, lo que le convertirá en un virtuoso. “Recuerdo a Vicente, su gran exigencia. Si yo creé una técnica nueva en la guitarra fue gracias a él, que no era guitarrista. Para Vicente la perfección no existía, él siempre buscaba algo más y eso lo aprendí de él y lo sigo haciendo y buscando.’’

En 1970 dedicó a Yepes su dificilísima obra “Col.lectici Intim”, compuesta por dos movimientos originales, ‘’La joia’’ y ‘La frisanca’’ y por otros tres que eran transcripciones de números de sus ‘’Danzas Valencianas’’, para piano.

Tuve el privilegio de estudiar el segundo curso de solfeo con Don Vicente y pude comprobar que todo lo que Narciso Yepes había escrito sobre él era rigurosamente cierto. Gracias a la amistad que le unía con mi padre, toqué la guitarra para él en su casa de Valencia en dos ocasiones, y recuerdo perfectamente sus exigencias, en apariencia excéntricas,  y su afán por que el intérprete, en ese caso yo mismo, alcanzará una perfección que en ese momento nos parecía un tanto visionaria pero que, después te hacía meditar y te servía de inapreciable estímulo. ¡Qué gran músico fue Don Vicente!

Anuncios

Una respuesta a “Vicente Asencio, un músico en busca de la perfección

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s