¿Quién es el mejor guitarrista del mundo?

Sergio y Odair Assad

Sergio y Odair Assad

Podríamos haber formulado esta pregunta como ¿Quién es el mejor pianista, o el mejor violinista? En realidad el instrumento utilizado carece de importancia a la hora de determinar la grandeza de un artista. Durante las siguientes líneas me referiré a la guitarra y los guitarristas porque ese es mi instrumento pero todas las consideraciones podrían aplicarse a cualquier otro.

Durante muchos años la pregunta tuvo una unánime respuesta: Andrés Segovia (1893-1987). El maestro de Linares fue sin duda quien elevó la guitarra al gran instrumento de concierto que es en la actualidad. Realizó transcripciones de las obras para piano de Albéniz y Granados y animó a los grandes compositores de su generación, a veces de forma agobiante según han reconocido ellos mismos, a que compusieran música para su instrumento. Personalmente, y desde mi más temprana época de estudiante, he sentido predilección por el otro grande de la guitarra, Narciso Yepes (1927-1997). Y aquí comienza la polémica. Los estilos de ambos maestros eran tan diferentes que no puede decirse quién era el mejor. Cada uno era insuperable en uno o varios determinados estilos y géneros musicales.

Un maestro para cada estilo

Recuerdo una antigua grabación en cassette, tomada de la radio, donde Segovia tocaba la Sonata homenaje a Boccherini, de Mario Castelnuovo-Tedesco, una obra extremadamente difícil. Nunca más he escuchado una interpretación tan soberbia. Claridad y precisión, incluso en la zona más aguda de la guitarra, que Segovia odiaba, junto con una potencia de sonido insuperable. Lo más destacable era la expresión que Segovia sacaba de la obra, algo que el estilo más impersonal de Yepes no hubiera sido capaz de trasmitir, siempre según mi opinión personal, claro está.

Sin embargo, la música contemporánea era algo en lo que Narciso resultaba insuperable. Incluso retrocediendo al Barroco, las Suites para laúd de Bach me resultan más convincentes en sus manos que en las de Segovia porque éste último abusaba de los ligados y  las digitaciones en segunda y tercera cuerda, oscureciendo algunos pasajes. Ambos intérpretes eran geniales e insuperables pero, aunque parezca una contradicción, no debemos compararlos escuchando el mismo tipo de música porque llegaremos seguramente a una conclusión equivocada. Personalmente me encanta el Beethoven de Daniel Barenboim pero para Mozart prefiero a Maria Joâo Pirés o al pianista húngaro Jeno Jándó, cuyo Beethoven tampoco tiene desperdicio.

En la actualidad hay innumerables guitarristas que podrían merecer el título de ‘’mejor del mundo’’ pero la cuestión del estilo sigue vigente dificultando nuestra tarea. David Russell, guitarrista escocés nacido en 1952 asombró en sus comienzos al público del Certamen de Guitarra de Benicassim en 1977, y yo tuve la suerte de presenciarlo, con una genial interpretación que le valió el primer premio y el premio especial Francisco Tárrega. David, preciso y minucioso, seguro y expresivo, es para mí el mejor intérprete de Francisco Tárrega y en general de toda la música romántica y clásica, lo cual incluye a Sor, Aguado y Giulianni. La música para guitarra del clasicismo puede parecernos sencilla, e incluso a veces pobre, si la comparamos con la del mismo período escrita para piano, pero una vez que comenzamos a estudiarla nos damos cuenta de que si queremos que la obra mantenga la atención del oyente necesitaremos un gran esfuerzo interpretativo para evitar que el público no termine aburrido con tanta escala en octavas y pasajes virtuosísticos totalmente predecibles.  Y esto es lo que consigue David. Un simple estudio de Fernando Sor en sus manos toma una nueva forma y nos descubre el verdadero valor de esta música.

Mención aparte merece José Miguel Moreno, polifacético intérprete, quizá el mejor laudista, vihuelista, teorbista y tañedor de cualquier instrumento antiguo de cuerda pulsada que podamos imaginar. Aunque para mi gusto es demasiado exagerado con el período romántico, en la música renacentista y del Barroco temprano no tiene rival. Pero sigo prefiriendo para el Barroco a David Russell, grandísimo intérprete de Bach y Haendel, que ha realizado colosales transcripciones de estos compositores.

Si hablamos de música contemporánea para guitarra debemos hablar de Roberto Ausell, guitarrista argentino de la misma generación que David, a quién he escuchado en varias ocasiones la mejor versión de la Sonata op. 47 de Alberto Ginastera, así como las Cinco piezas que Astor Piazzolla le dedicó. El efecto producido por las interpretaciones de música contemporánea de Roberto Ausell es el mismo que con las clásicas de David. Descubrimiento y nuevas sensaciones, fraseos y sonoridades jamás escuchadas. He podido escuchar a David Russell geniales interpretaciones obras contemporáneas pero en el fondo se nota su ‘toque’ clásico. Y lo mismo ocurre con Roberto, pero al contrario.

Cuando querais esuchar musica sudamericana bien interpretada teneis una cita obligada con el guitarrista argentino Victor Villadangos. He escuchado muy pocas versiones de música de Piazzolla o Maximo Pujol  que se le puedan comparar. Estilo refinadísimo, pulcritud absoluta, un gusto exquisito por el buen sonido. No os lo podeis perder.

Pero si lo que quereis es escuchar cosas que os parecerán increibles que puedan ser interpretadas por una sola persona, Roland Dyens es vuestro hombre. Compositor y arreglista  insaciable, virtuoso hasta lo imposible, incluso viéndolo tocar no podréis creer que todos lo sonidos salen de su guitarra, alguien tiene que haber escondido detrás…. Además de sus excelentes y originales composiciones, no os perdais sus transcripciones y arreglos, especialmente de temas de jazz y blues, verdadero prodigio de minuciosidad y perfección en la escritura, hasta el más mínimo movimiento de los dedos para apagar un sonido o destacar una sola nota entre miles está plasmado y explicado en el papel. Por otro lado, es frustrante tratar de interpretar una partitura suya porque todo lo que oímos y vemos está escrito pero sólo él es capaz de hacerlo sonar…

En definitiva, podríamos decir que nunca ha existido ni existirá ‘’el mejor intérprete de…’ porque la música tiene tantas y tan distintas facetas que un intérprete siempre se verá influenciado, aunque sea de manera inconsciente, por una de ellas, y será en ésa donde nos muestre lo mejor de sí mismo.

Pero, contradiciéndome a mí mismo, no quiero terminar sin decir quiénes son para mí los mejores guitarristas del mundo, porque no es uno sino dos: Los hermanos Sergio y Odair Assad. Perfección, precisión y expresión, desde Rameau hasta Piazzolla. Un verdadero prodigio de la naturaleza que hay que oír (y sobre todo, ver) para creer. (José Manuel Expósito)

Roland Dyens

Roland Dyens

Discografía recomendada

Saga dos migrantes – Sergio y Odair Assad – NONESUCH 7559-79365-2

Nigth and Day (10 clásicos del Jazz)-Roland Dyens GHA Records – 126.061

Nuages (composiciones y arreglos) – Roland Dyens GHA Records – 126.043

Piezas para Teorba de Visée – José Miguel Moreno Glossa GCD 920104

Tango Argentino – Victor Villadangos – NAXOS, 8.555721

Haendel, Scarlatti y Bach – David Russell – GHA 126006

Las músicas de Astor Piazzolla – MARNONIA MUNDI MAN 4903 HMCD 57

Anuncios

2 Respuestas a “¿Quién es el mejor guitarrista del mundo?

  1. Soy guitarrista y compositor. Buén artículo aunque bajo una óptica muy personal. Solo te puedo comentar que David Russell no es el mejor interprete de las obras de Tárrega ni mucho menos. Se ve que nunca has escuchado a Manuel Babiloni (aún vivía en el momento de publicar este artículo). Solo por curiosidad, escucha por favor como ejemplo, la Mazurca en sol de Babiloni y compárala con la de Russell. Babiloni le da una profundidad y expresión insuperable. La de Russell tiene matices de marcha militar y de interpretación de trámite. Se nota que le dedicó muy poco tiempo a fin de sacarle todo su potencial.

    • Hola. En este caso tienes mucha razón. Fijate que no sólo si que he escuchado a Manolo sino que estudié con él en el Conservatorio de Valencia… Tocamos juntos en varias audiciones de fin de curso, compartiendo esos momentos de nervios antes de salir al escenario… y lo que siempre he recordado de él es su maravilloso sonido, lo comenté en una entrada de Facebook cuando sufrimos su irreparable pérdida. Lástima que aquí no fuese tan conocido cono en Japón, allí si que supieron apreciarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s