Carl Ruggles y el contrapunto disonante

rugglesCharles Sprague Ruggles (1876-1971), fue uno de los compositores más longevos de la historia. Falleció tal día como hoy, 24 de octubre, con  más de 95 años. A la edad de nueve ya interpretó el violín con destreza ante el presidente norteamericano Grover Cleveland. Pronto cambió su nombre por la versión germana ‘”Carl’”. Fue un compositor autodidacta, a pesar de su amistad con Charles Ives, que incluso fue un tiempo su mecenas, y Edgar Varése. Tan sólo unos breves estudios en la Universidad de Harvard con Josef  Claus y John Knowles Paine.

Revisando constantemente su obra

A partir de 1912 dirigió a orquesta Sinfónica de Winona, que él mismo fundó en esta pequeña ciudad a orillas del Missisippi. En 1917 se trasladó a Nueva York donde subsistió dando clases y con ayuda económica privada. En 1937 fue profesor de composición en Florida. En 1954 fue elegido miembro del Instituto Nacional de las Letras y las Artes y en 1966 se creó un festival que lleva su nombre en el Bowdoin College de Maine. Su obra es muy escasa, en parte porque él mismo destruyó todas sus primeras composiciones, y también porque era un músico al que le gustaba volver una y otra vez sobre sus composiciones, revisándolas, adaptándolas y transcribiendo la mayoría de ellas. Obras de carácter místico son Toys (Juguetes), compuesta para su hijo en 1919, para piano y voz; Men and Angels (El hombre y los ángeles), compuesta en 1920 y arreglada para seis trompetas en 1936; Men and Mountains (El hombre y las montañas), compuesta en 1924 a partir de un poema de William Blake; Exaltation, himno compuesto en 1958 en memoria de su esposa, Charlotte. Como curiosidad, no debemos olvidar su arreglo, en 1935, del Ave Verum Corpus para cuatro armónicas.

El contrapunto disonante

La obra de Ruggles es un ejemplo de empleo de la disonancia y la melodía sin métrica, unidos a una gran variedad dinámica y de colorido. La textura de su música se basa en el ‘’contrapunto disonante’’, desarrollado por él mismo. Las líneas se mueven en direcciones contrarias resultando una disonancia constante. La complejidad llegaba a tal extremo que utilizaba rotuladores de distintos colores para identificar cada una de las líneas durante su elaboración. Su estilo melódico es en cambio muy expresivo, con un lenguaje que recuerda mucho el post romanticismo de Alban Berg. Sus fuertes disonancias son sin embargo fácilmente asimilables. Charles Ives, que ya en 1917 utilizaba la atonalidad, entrechocaba diferentes ideas unas contra otras. Ruggles, al contrario, basa a menudo su polifonía en la variación canónica de una única idea.

Ruggles es principalmente un compositor orquestal. Muy versado en el contrapunto del siglo XV, le encantaba emplear la imitación canónica y la inversión retrograda. Disfrutaba haciendo tocar a los instrumentos al unísono, especialmente los metales, para crear un efecto sonoro grandioso. La disonancia se emplea habitualmente como contraste a la consonancia. En la música de Ruggles hay un nuevo concepto, el contraste se produce entre distintos niveles de disonancia. Otra característica era su afición a la poesía mística y su gusto por los efectos impresionistas, que le acarreó ataques de quienes consideraban su obra poco clara y vaga. Su empleo del dodecafonismo, por ejemplo en Evocaciones, original para piano y orquestada posteriormente, nunca desembocó en el serialismo. Otra característica destacable era su lentitud en la composición. Tardó siete años en componer Evocaciones y cinco años en completar su obra más larga, Sun Treader, cuya duración no supera los veinte minutos. Su ópera, hoy perdida, The Sunken Bell, le llevó once años. Toda su producción conocida en total no supera las dos horas de duración.

De la música a la pintura

Distinguidos personajes como el musicólogo Charles Seeger, Henry Cowell y John Kirpatrick fueron entusiastas de la obra de Ruggles. Cowel nos cuenta en ‘’American Composers and American Music’’ que un día visitó a Ruggles en su casa y lo encontró tocando un solo acorde disonante de forma insistente. ‘’¿Se puede saber qué haces con ese acorde?. Llevas tocándolo más de una hora.’’. Ruggles, sin inmutarse, le contestó: ‘’Estoy aplicándole la prueba del Tiempo.’’ Era un compositor sumido en un mundo profundo y creativo. El propio Cowell lo definía como ‘’irascible, honesto, original, de lento pensamiento, profundamente emocional, muy seguro e inteligente’’. Por su parte, Seeger decía que era ‘’el personaje más extraordinario del nuevo modo de vida americano.’’

Excepto algunas colaboraciones con  Seeger, trabajó en solitario. Dejaba a otros teorizar sobre su música. A partir de los años cincuenta se dedicó más a su otra faceta creativa, la pintura, a la que le animó su amigo Kirpatrick. Su estilo pictórico evolucionó hacia el abstracto hasta su muerte en Vermont, en 1971.

 Discografía recomendada

Obras de Charles Ives y Carl Sprague Ruggles – Boston Symphony Orchestra – Michael Tilson Thomas – Deutsche Grammophon – N° 463633

Obras de Charles Ives y Carl Sprague Ruggles – Donald Berman

Cri (Composers Recordings Inc) – N° 811

Obras de Harold Samuel Shapero, Irving Fine y Ruggles – Michael Boriskin

New World Records – N° 80402

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s