La interpretación de la música en el S. XVIII (I): El Estilo Francés

galanteDurante la mayor parte del siglo XVIII convivieron dos estilos nacionales de composición e interpretación, el francés y el italiano. A principios de siglo aún no existía una clara diferencia entre los dos estilos y ambos se unieron hacia la mitad de la centuria para forma un tercero, el estilo ‘’galante’’.

Durante los primeros años del siglo XVIII estuvo en uso un estilo alemán, que puede verse en algunos de los preludios y fugas de Bach. Este estilo no representa grandes problemas porque no lleva asociada ninguna característica especial de interpretación o notación.

Sin embargo, los otros tres estilos sí tienen unas características bien definidas que permiten diferenciarlos. Bach o Telemann podían componer en cualquiera de los estilos o en todos ellos y era de esperar que el intérprete fuese capaz de distinguir cuál de ellos había utilizado en una determinada obra.

Charles Avison formuló en 1752 algunas afirmaciones de gran valor para comprender los estilos interpretativos. ‘’Las diferentes clases de música para la iglesia, el teatro o cámara deberían ser distinguidas por su peculiar expresión. Para ‘’los antiguos’’ el ‘’aire’’ se cantaba de tres formas diferentes. En el teatro era vivaz y variado; en la cámara delicado; para la iglesia debía ser conmovedor y grave. Las palabras andante, presto o allegro son aplicables de modo diferente en los diversos tipos de música antes mencionados.’’

El Estilo Francés

Podemos enmarcar dentro de este estilo la música francesa escrita entre 1650 y 1700 por Lully y sus contemporáneos. De moda en Francia hasta mediados del siglo XVIII, planteaba problemas de notación y su estilo de ejecución era bastante amanerado. Podemos encontrar un buen ejemplo de esta forma de ejecución en el jazz actual: sonidos vocales especiales, notas ‘’blue’’, corcheas desiguales en movimiento conjunto (lo que en jazz se llama ‘’swing’’), exageración de los puntillos y múltiples adornos.

Couperin, en su método para clave de 1717 nos acerca a lo que era la ejecución de la música francesa de su época y en general del estilo francés. Este tratado sirvió como base a otros similares para flauta o viola de gamba. Couperin se introduce en la materia con gran detalle porque ‘’todos en París quieren ejecutar de una manera cada día. Dado que mi libro es el primero en su tipo y puede tener una gran circulación, no he querido omitir nada’’.

Hablando del estilo italiano, Couperin dice que ‘’ellos ejecutan una sucesión diatónica de corcheas de modo uniforme, mientras que nosotros siempre tocamos la primera de cada par un poco más larga que la segunda’’. También nos dice que esta desigualdad deberá ser más pronunciada en una obra alegre que en una triste.

Incluso en los ritmos que ya están escritos con puntillo será preciso alargarlo un poco más, casi como un doble puntillo, o de lo contrario sonarían perezosos. Esta prolongación de la nota con puntillos estuvo difundido durante mucho tiempo, incluso hasta los últimos años del siglo XIX, y su ignorancia provoca uno de los defectos más graves en la ejecución de música antigua.

Esta forma de tocar con ‘’swing’ resulta anticuada para los miembros de una orquesta moderna o para los pianistas, pero es absolutamente imprescindible, por ejemplo, para Monteverdi y Purcell. También en las oberturas y óperas de Haendel y las suites para orquesta de Bach. Lo encontramos en algunas óperas de Gluck y Leopoldo Mozart lo prescribe en 1756 para los adagios.

Las ‘’grabaciones históricas’’ del siglo XVIII

Aunque los compositores antes mencionados no escribieron ningún tratado sobre cómo interpretar su música, sus obras para cajas de música resultan muy valiosas en este campo. Estas obras han llegado hasta nuestros días de dos formas, en copia manuscrita y mediante los picos de un cilindro metálico. Como las cajitas de música no ‘’saben’’ interpretar, había que programarlas con la duración exacta de todas las notas. Por ello estos aparatos, auténticas grabaciones históricas, nos dan una evidencia exacta de la ejecución en su época.

En la edición moderna de las piezas para caja de música de Haydn, la número 27 está escrita en seis por ocho y su ritmo es de siciliana (corchea con puntillo seguida de semicorchea). Pero el cilindro nos muestra su ejecución real, donde la corchea lleva doble puntillo y la semicorchea se transforma en una fusa.

Puede parecernos sorprendente que los compositores continuasen durante tanto tiempo utilizando la notación inexacta pero es más rápida y menos compleja de escribir y su ejecución correcta puede explicarse más fácilmente en un ensayo que escribiéndola en su totalidad.

Discografía recomendada: Suites orquestales de Rameau NAXOS 8.553388

Suites para orquesta de Bach – English Concert, Trevor Pinnock – ARCHIV PRODUCTION 423 292 – 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s