La música como pensamiento. El público y la música instrumental en la época de Beethoven

Shostakovich estuvo a punto de ir al Gulag -o al paredón- por el contenido supuestamente antirrevolucionario de su Cuarta sinfonía y, pocos meses después, recibió la Medalla Lenin por la Quinta, esta sí adecuadamente sumisa y soviética. Pero uno mira la partitura de las dos y se pregunta, ¿es que estaban todos locos?, ¿significan algo las sinfonías? En La música como pensamiento, Mark Evan Bonds cuenta que, durante la República de Weimar, los izquierdistas veían en la Heroica de Beethoven una invitación a la revolución y los derechistas, una glorificación del poder militar.  (Leer noticia completa)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s