Leo Brouwer, un músico completo

brouwerLeo Brouwer (1939-), cuyo nombre completo es Juan Leovigildo Brouwer Mezquida, acaba de cumplir 75 años y es actualmente, según la SGAE, el compositor más interpretado en el mundo.

Comenzó de niño a estudiar música con su padre, médico y guitarrista aficionado. Su primer profesor fue Isaac Nicola, que había sido alumno de Emilio Pujol (1886-1980). En 1954 se ingresa en el Conservatorio de la Habana. Sus estudios de composición los realiza de forma autodidacta. Es en ese mismo año cuando aparecen sus primeras obras, ‘’Música’’, para guitarra, cuerda  y percusión, y ‘’Suite’’, para guitarra sola. En 1959 recibe dos becas, una para estudiar composición en la Julliard School de Nueva York y otra de la Universidad de Hartford, para estudios de guitarra.

En 1960 ya se encuentra al frente del Departamento de Música del Instituto Cubano de Arte y Cine donde, en 1968, creará el Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC. Este grupo realiza una actividad renovadora uniendo la música popular y el cine, y en este sentido Brouwer ha compuesto la música para más de cien películas, entre ellas la famosa ‘’Como agua para chocolate’’, del director Alfonso Arau.

Evolución hacia un minimalismo moderado

En los primeros sesenta su música tiene unas influencias rítmicas de la música Afro-Cubana. Una claro ejemplo de ellos es su obra ‘’Elogio de la Danza’’, 1964. Le siguen otras como, Concierto n° 1 para guitarra y orquesta, Canticum y La Espiral Eterna, un claro y temprano ejemplo de música minimalista.

Su último período se orienta más hacia un minimalismo moderado.’’ El Decamerón Negro (1981), dedicada a la guitarrista Sharon Isbin, es su primera obra en este estilo. Más reciente (1996) es Hika, en memoria del compositor japonés Toru Takemitsu.

Su producción para guitarra es muy abundante. Además de los Seis conciertos con orquesta, podemos citar ‘’Blue Sky and Smile’’, para un conjunto de 200 guitarristas, ‘’Paisaje cubano con rumba’’, ‘’Paisaje cubano con campanas’’, ‘’Paisaje cubano con lluvia’’, ‘’Sonata’’, ‘’Tarantos’’, ‘’Parábola’’ y ‘’Un día de Noviembre’’. Una característica de su música es la síntesis entre la tradición cubana y las corrientes vanguardistas del siglo XX. Entre sus creaciones más recientes se encuentra la Sonata para bandurria, dedicada a Pedro Chamorrro

Su labor docente queda resaltada con la publicación de sus veinte Estudios Simples, o Sencillos. Pero no nos dejemos engañar, la mayoría de fácil tienen poco. Es una excepcional obra para desarrollar la técnica en la guitarra, que no se queda en una simple recopilación de estudios, sino que posee un gran valor musical.

Su debut como intérprete tiene lugar en 1955 en La Habana. Comienza entonces una carrera brillante que le lleva a participar en Festivales como los de Berlín, Edimburgo, Toronto y París. También se han sucedido sus clases magistrales y cursos por todo el mundo. Entre los cursos impartidos podemos destacar el de Interpretación guitarrística, Principios de Composición aplicada a la guitarra, La armonía aplicada a la guitarra y Transcripciones y arreglos para guitarra.

Un músico polifacético

Durante los años sesenta y setenta su prestigio como intérprete era indudable pero, a primeros de los ochenta, un desafortunado accidente que le causó daños en el tendón del dedo medio de la mano derecha acabó con su carrera como concertista de guitarra. Desde entonces su atención se centró en la composición y la dirección de orquesta. Su música para guitarra se interpreta más que la de ningún otro compositor vivo. Entre las orquestas que ha dirigido se encuentran la Filarmónica de Berlín, la Orquesta de cámara de la BBC, la Filarmónica de Lieja, la Sinfónica de México, Sinfónica de Estambul, Sinfónica Nacional de Cuba y la Sinfónica de la RAI (Italia).

A su nombramiento como profesor de armonía y contrapunto del Conservatorio Nacional de La Habana en 1961, le sucede, dos años más tarde, la cátedra de composición y la asesoría musical de la Cadena Nacional de Radio y Televisión cubana.  Asimismo, Brouwer es miembro de la Academia de las Artes de Berlín, de la Sociedad Internacional de Autores de Música, director artístico del Festival Internacional de Guitarra de la Habana y presidente de la Federación de Festivales Internacionales de Guitarra.

Aparte de estos puestos de relevancia, Brouwer ha disfrutado de una asignación económica concedida por el gobierno de Fidel Castro para su dedicación a la composición.

En 1987 la UNESCO le nombre miembro de honor del Consejo Internacional de Música, junto a Isaac Stern y Alain Danielou. Más tarde, en 1989, este honor fue concedido a Yehudi Menuhin, Herbert Von Karajan y Krysztof Penderecky. También está en posesión de los premios Manuel de Falla y Nacional de Cuba.

 Desde 1992 hasta 2001 fue director titular de la Orquesta de Córdoba (España). En su despedida de esta orquesta se celebró un emotivo concierto donde estuvo acompañado por los guitarristas Costas Cotsiolis, Victor Pellegrini y Pepe Romero. Bajo su batuta, esa formación se ha convertido en una orquesta prestigiosa y versátil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s