La Teorba

Teorba real

Teorba real

El origen de la teorba (o chitarrone, pues los dos términos definen el mismo instrumento) se encuentra en el periodo de innovaciones musicales que atravesó el norte de Italia a finales del siglo XVI y principios del XVII. Los laúdes conocieron el aumento de cuerdas suplementarias hacia los graves, tendencia comenzada mucho antes de este tiempo, como lo prueban los escritos de Vindung (1511), Judenkünig (1523) y mucho antes aún las referencias de Zyriab, sobre el hecho de añadir un quinto orden al laúd árabe En la Andalucía del siglo IX.

Al final del Renacimiento, el laúd podía tener hasta 8 órdenes. La afinación de un laúd alto era g’-d’-a-f-c-G-F-D. El proceso culmina a principios del XVII con la aparición del laúd de 10 órdenes, instrumento de transición entre el Renacimiento y el Barroco cuyos bajos suplementarios se afinaban F-E-D-C. Esta extensión hacia el registro grave no dejó de crear problemas de sonoridad, ya que las cuerdas de tripa suenan mal a partir de cierto diámetro; aunque la práctica de afinar una de las cuerdas de cada orden a la octava superior podía paliar dicha deficiencia, se alcanzó pronto el límite de las cuerdas.

Una amplia familia de instrumentos

Los laúdes, como otros instrumentos renacentistas, componían una familia de diferentes tamaños, afinados en función de su tiro para poder tocar a dúo, trío o cuarteto. Praetorius nos habla de siete tallas diferentes de laúd, con sus afinaciones respectivas: pequeño laúd a la octava en d’ o c’, pequeño laúd soprano en b’, laúd soprano en a’, laúd alto en g’, laúd tenor en e’, laúd bajo en d’, laúd contrabajo en g. Podemos encontrar en los museos instrumentos de finales del XVI que corresponden a los citados por Praetorius: desde el pequeño Vendello Venere (1580), de 44 cm. de tiro, conservado en Viena, hasta el enorme laúd contrabajo de Michele Harton del 1602, cuyo tiro es de 94 cm. Se escogía la talla adecuada para cada afinación con vistas a obtener la mejor sonoridad posible. Y es a partir de algunos de esos laúdes desde los que se construyeron las tiorbas a finales del siglo XVI.

Nos dice Alessadro Piccinni: ‘’..se hacían en Bolonia laúdes grandísimos que eran muy apreciados para tocar en concierto, con laúdes más pequeños se tocaban passamezzi, arias y cosas similares. La calidad de estos grandes laúdes era aún mayor al afinarlos más altos de lo normal, tan alto que la prima no podía llegar y hubo que usar una cuerda más gruesa afinada a la octava inferior. El resultado era bellísimo y aún se hace así hoy en día. Después de algún tiempo, cuando comenzó a florecer el bel cantare, les pareció a algunos virtuosos que estos grandes laúdes, por ser tan dulces, serían ideales para acompañar el canto; pero encontrándolos demasiado bajos para lo que precisaban, sintieron la necesidad de usar cuerdas más finas templándolas a un tono más cómodo para la voz. Y como la segunda no podía llegar tan alto, como le ocurrió antes a la prima, la bajaron también una octava, y así fue el origen de la tiorba o auténtico chitarrone…’’. Podemos encontrar aquí una parte de la definición de una tiorba: un laúd afinado tan alto con relación a su talla que es preciso bajar las dos primeras cuerdas una octava, y la tercera se convierte en la más aguda, un tono más alta que la primera.

En 1600 Salomone Rossi publica Il Primo Livro de Madrigali a cinque voci. En él describe dos tamaños de chitarrone de once órdenes, uno grande en La y otro menor templado a la cuarta superior en Re. Poco después se invento el doble clavijero que permitió alargar los bajos y añadir tres cuerdas suplementarias, llegando así la tiorba de catorce cuerdas, fruto de una larga evolución. Esta tiorba podía tener todas las cuerdas simples o bien las seis primeras dobles y las grandes sencillas. También existieron tiorbas con los catorce órdenes dobles.

A finales del siglo XVII James Talbot describe en su Manuscrito dos tipos de tiorbas con sus afinaciones. El Lesser French Theorboe for Lessos, cuyo tiro más corto es de 76 cm. y está afinado d’-a-e’-c’-g-d-c-Bb-A-G-F-E-D-C, y el French Theorboe, más grande y afinado una cuarta más baja. En 1780 Jean Benjamín de La Borde menciona también dos tipos de tiorbas: en La y en Re.

Discografía recomendada

Piezas de Teorba, de Robert de Visée, – José Miguel Moreno, Teorba de Piezas – GlossaGCD 920104

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s