Músicos contra músicos

peleaLas cartas y diarios de los más famosos compositores de toda la historia son documentos reveladores de la admiración que sentían por sus colegas, pero también en muchos casos de una enemistad que en ocasiones se transformaba en auténtico odio, alcanzando extremos que ningún crítico de los considerados duros sería capaz de soñar. Veamos algunos ejemplos.

El dios vienés vapuleado

Hugo Wolf (1860-1903), famoso por sus lieder, escribía lo siguiente en 1886 sobre la obra de Brahms (1833-1897): ‘’Sin duda el movimiento retrógrado de la producción de Brahms es preocupante. Ya sabemos que nunca llegará más allá de la mediocridad, pero la mezquindad y superficialidad que encontramos en su Cuarta sinfonía es algo alarmante. Brahms es un maestro en el arte de componer música sin ideas pero en esta sinfonía ha logrado un lenguaje lleno de la más intensa impotencia musical.’’ Esto ocurría en Viena en una época en la que Brahms era considerado como un dios.

En ese mismo año de 1886 Tchaikovsky también nos ofrece en su diario una pequeña joya sobre Brahms: ‘’He estado tocando algunas piezas de ese bribón. ¡Qué insulso ¡ Me enerva que tal mediocridad sea aclamada como genio’’

Rusos contra rusos

En 1878 Tchaikovsky (1840-1983) cuenta en una carta a Madame von Meck su opinión sobre Mussorgsky: ‘’Es una persona limitada y sin deseos de aumentar su formación. Su naturaleza es ruda y grosera. Su amigo Cesar Cui (1835-1918), es menos atrevido, pero por lo menos es elegante y educado. ”Mussorgsky está orgulloso de su ignorancia.’’

Por su parte, Cui no soportaba a Rachmaninov (1873-1943): ‘’Si hubiese un conservatorio en el infierno y alguno de sus alumnos tuviera que escribir una sinfonía sobre las Siete Plagas de Egipto sin duda tomaría como modelo cualquiera de las de Rachmaninov y con ello deleitaría ampliamente a los monstruos que habitan en el Averno.’’

Todos contra Wagner

‘’Evidentemente Wagner está loco’’. Así lo definía Berlioz (1803-1869) en 1861. Sin duda Berlioz nació demasiado pronto para comprender a Wagner.

Cesar Cui contaba a Tchaikovsky en 1863 que Wagner era un hombre ‘’completamente carente de talento. Sus melodías, si es que se las puede llamar así, son perores que las de Verdi (1813-1901) o Flotow (1812-1883) y más aburridas que las del peor Mendelsshon (1809-1847). Pero además todo ello cubierto con una espesa capa de putrefacción.’’

Después de escuchar Lohengrin, Balakirev (1837-1910) sufrió ‘’un insoportable dolor de cabeza y durante toda la noche estuve soñando con un ganso’’

Otras alabanzas a Wagner (1813-1883) a cargo de Richard Strauss (1864-1949): ‘’Sigfrido es algo abominable. No hay ni rastro de melodía coherente. Sus insoportables disonancias podrían servir para matar a un gato. Toda esa porquería se puede resumir como mucho en cien compases, porque el resto es siempre lo mismo, una y otra vez, tedioso hasta el infinito.’’ Esta era la opinión de un joven de quince años, en 1879. Al final de su vida pidió que fuera destruida esta carta porque ‘’las siete representaciones de Parsifal que dirigí en Bayreuth deberían absolverme de estas estúpidas expresiones juveniles.’’

Finalmente una opinión de un literato, Oscar Wilde, que en su obra el Retrato de Dorian Gray manifiesta que ‘’la música de Wagner me gusta más que la de ningún otro compositor. Es tan ruidosa que uno puede hablar durante toda la representación sin que los demás escuchen lo que dice.’’

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s